FINANCIACIÓN PRIVADA

Para acudir con garantías a las fuentes de financiación pública, es prácticamente obligatorio conseguir previamente capital del mundo privado que proporcione confianza en el proyecto que se presenta. La primera ronda de financiación de las empresas en el momento de su creación suele basarse en el dinero que aportan sus fundadores y su círculo más próximo, las denominadas FFF (Family, Friends, Fools). Pero esas aportaciones suelen ser escasas y dan para poco. Un emprendedor que crea en su proyecto tiene que lanzarse cuanto antes a buscar financiación más cuantiosa en el mundo privado. Ahí comienza un recorrido en el que contactar y convencer a distintos actores que serán más o menos receptivos según la fase en la que se vaya encontrando la empresa (creación, desarrollo y consolidación).

Frente al freno crediticio de los bancos y las cajas de ahorros, la buena noticia es que hay empieza a dinamizarse el dinero con destino a iniciativas empresariales innovadoras, quizás como consecuencia de la caída del sector inmobiliario, y existen múltiples vías para conseguir la ansiada financiación. Si quieres conocer quién y cómo puede proporcionarte en España la inversión que necesitas para que tu empresa tenga éxito, pincha en cada uno de los siguientes enunciados.